Noticias Recambios Grupo Cotocar

NOTICIAS

Coches de empresa, aseguradoras y el IVA: una relación complicada

¿Puede negarse una aseguradora a pagar el IVA de la reparación de un coche de empresa?

En cuanto al abono del IVA por parte de las compañías de seguros en la reparación de vehículos de empresa, se parte de la idea de que la entidad aseguradora viene obligada a satisfacer a su asegurado la partida correspondiente al IVA de la factura de reparación.

Sin embargo, existe una excepción: debiendo atenernos a las condiciones firmadas en la póliza; así los riesgos e indemnizaciones excluidos legal o contractualmente valdrán como excepciones oponibles al titular de la indemnización; es decir, si en la propia póliza se prevé la exclusión o limitación de la responsabilidad de la aseguradora de abonar el IVA de las facturas de reparación de los vehículos, y ésta es aceptada por el asegurado, la compañía de seguros no estará obligada a cubrir el importe correspondiente al IVA.

Esto ocurre porque las compañías aseguradoras interpretan que el abono del IVA de la factura a una entidad jurídica supone un enriquecimiento injusto de ésta, puesto que se la compensará con otras facturas ya que, como profesional, puede repercutirlo como IVA abonado frente al repercutido.

Respecto a esta práctica habitual se aconseja a los titulares de coches de empresa que soliciten, en compensación a la disminución del riesgo que asumen las aseguradoras, una rebaja de al menos el 21% en el precio del seguro, en previsión de que nunca se va a proceder al abono del IVA de las futuras facturas de reparaciones de vehículos.

Sin embargo, siempre es interesante echar un vistazo a la jurisprudencia para ver qué conclusiones obtenemos de la misma; y en este caso la jurisprudencia que respalda esta postura entiende que el IVA debe ser incluido, ya que forma parte del total de la factura abonada por el asegurado para la reparación de su vehículo, porque se trata de una cantidad que se ha abonado al taller y la deducción o no de ésta es un futurible que no puede condicionar la labor de apreciación sustantiva material (argumento que viene avalada por una sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia del 29 de marzo de 2005).

Por tanto, no cabe afirmar que en estos supuestos el asegurado experimente una ganancia indebida por la posibilidad de deducir, en su caso, el IVA que se le ha repercutido, conforme a la norma que regula el impuesto (arts. 92 y 93 de la Ley 37/1992)

"Por la simple razón de que la parte aseguradora (...) no ha sufrido un real y efectivo empobrecimiento, puesto que el haber abonado el IVA de una factura cargada al montante de la indemnización, y la hipotética posibilidad de una desgravación fiscal posterior del importe de dicho IVA no puede constituir dato suficiente y probatorio de un beneficio patrimonial incorrecto con respecto al asegurado, parejo a un empobrecimiento de la aseguradora"

Por ello, la jurisprudencia se suele inclinar por incluirlo o excluirlo partiendo de la premisa del enriquecimiento injusto, por lo que en aquellos casos en que se tenga constancia de que el impuesto ha sido deducido por el empresario perjudicado en las declaraciones trimestrales de IVA, o que se sepa con seguridad que se deducirá porque él mismo lo admita, no resultará procedente incluir su importe en la indemnización, pues lo contrario sería consagrar un enriquecimiento injusto. Por el contrario, siempre y cuando no se acredite si ese IVA va a ser deducido por el asegurado sí que vendrá la compañía asegurada obligada al pago de la partida del IVA.

En el resto de los casos, habrá que valorarse la prueba practicada para ver si ese enriquecimiento se ha producido o es seguro que se vaya a producir, pues para poderlo apreciar es necesario que haya quedado acreditado.

Fuente: Samir Consultores

Volver
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas