Noticias Recambios Grupo Cotocar

NOTICIAS

¿Cuánto puede retener un taller un coche por impago del cliente?

Cómo gestionar correctamente esta situación

Actualmente el Código Civil reconoce a los talleres el derecho de retención, en caso que el cliente incurra en impago, resultando así, la retención del vehículo como medio de presión enérgico y contundente.

Este derecho, en general, confiere al taller la posibilidad de retener, provisionalmente, un bien de otra persona a fin de garantizar la entrega de aquello que se adeuda. De hecho, es posible ejercer el derecho de retención sin necesidad de confirmación judicial previa.

Sin embargo, existen algunas exigencias que deben cumplirse para poder ejercer este derecho; en concreto el Real Decreto 1457/1986 que establece tres puntos principalmente:

- Haber confeccionado el presupuesto y haberlo comunicado al cliente.

- Que la orden de reparación se encuentre firmada por el cliente.

- Disponer de resguardo de depósito firmado por el cliente.

Además existe un procedimiento a seguir para ejercitar este derecho; en primer lugar debe comunicarse al propietario del vehículo la voluntad, por parte del taller, de retener el vehículo hasta que se satisfaga el importe de la reparación; esta notificación debe incluir, claramente, la fecha de inicio de la retención.

Una de las posibilidades a tener en cuenta, es que el vehículo en cuestión se encuentre embargado, pues cabe destacar que, aún en ese supuesto el taller tiene plena legitimidad para efectuar la retención del mismo y, además, tiene derecho a cobrar sus honorarios con preferencia a cualquier otro acreedor.

No podrá ejercerse el derecho de retención cuando haya desacuerdo en el importe a abonar, salvo que exista documento firmado por parte del cliente en el que aceptara el presupuesto y, si las hubiere, sus posteriores modificaciones.

En caso que el cliente decida paralizar la reparación y retirar su vehículo, hecho que puede ocurrir en cualquier momento, se puede igualmente ejercer la retención siempre que el cliente se niegue a abonar los trabajos realizados hasta el momento de la retirada del coche.

Dada la situación extrema en que, a pesar de la retención del vehículo, el cliente se niegue a abonar las cantidades pendientes, la única vía para cobrar dicho trabajo será reclamarla judicialmente facultándole para cobrar, también, los gastos ocasionados que la guarda y custodia del bien haya ocasionado.

Como conclusión podemos destacar que el derecho de retención supone un medio de presión para cobrar los trabajos que nos adeuden sin necesidad de acudir a la vía judicial; sin embargo, para poder ejercer este derecho debemos cumplir con todos los puntos que establece la Ley.

Volver
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas
  • Marcas